13 Abr

Aire de Ciudad de México: “hoy no circula”

El aire de Ciudad de México “hoy no circula” .- En 2011 tuvimos la oportunidad de charlar un rato con el responsable de la calidad del aire de Ciudad de México. Teníamos, como mucha gente, el prejuicio de que el aire de Ciudad de México es uno de los más contaminados del planeta y que la cosa va cada vez peor.

Nos mostró en su oficina, de paredes cubiertas de gráficos del Servicio de Monitoreo Atmosférico -SEDEME-, que aunque la situación no era buena, había mejorado mucho en algunos años debido, sobre todo según nos dijo, al rigor en la inspección de vehículos de motor. Cuando hace unos días hemos oído sobre la activación de una “Contingencia Ambiental” -decretada por la Comisión Ambiental de la Megápolis, CAM-, restringiendo el tráfico de automóviles en la ciudad, nos hemos acordado de aquella entrevista. Y nos ha llevado a volver a mirar la situación.

 

Aire de Ciudad de México; una cuestión automovilística

En la Ciudad de México -CDMX- circulan unos 5 millones de automóviles a diario, de los que unos 3 millones proceden de los municipios conurbanos. Y sigue creciendo sin parar (+8,5% entre 2010 y 2013). Los vehículos son responsables de una buena parte de los elementos contaminantes, pero la mezcla es compleja. El Sedeme detalla 8 ingredientes:

  • Ozono troposférico (O3) (culpables los vehículos a motor)
  • Monóxido de carbono (CO) (combustión deficiente de cualquier índole, también los vehículos a motor)
  • Dióxido de azufre (SO2) (causante de la lluvia ácida, también los vehículos a motor)
  • Dióxido de nitrógeno (NO2) (de nuevo los automóviles -caso Volkswagen-)
  • Partículas suspendidas totales (PST) (polvo y suciedad de toda índole)
  • Partículas menores a 10 micrómetros (PM10) (lo mismo, pero más pequeñas)
  • Partículas menores a 2,5 micrómetros (PM2.5) (todavía más pequeñas, éstas tienen la capacidad de traspasar la pared alveolar de nuestros pulmones y pasar a la sangre)
  • Plomo

¿Y cómo está ahora CDMX en todo esto? ¿Nos mintió aquel señor? Pues no, no nos mintió. La situación del aire de Ciudad de México está mucho mejor que hace 20 años. Lo que pasa es que entonces estaba fatal. Si se revisa el anuario 2014 del Sedeme, que es una publicación excelente, se pueden ver la evolución de todos los ingredientes arriba citados desde 1986, en que se puso en marcha la Red Automática de Monitoreo Atmosférico -RAMA-. En 1990 el gobierno acometió el Programa Integral Contra la Contaminación Atmosférica -PICCA- que consiguió resultados espectaculares. Desde mediados de la década de los 90 del siglo pasado, muchos de estos factores contaminantes han descendido en el 50% o más. El ozono troposférico, que es uno de los grandes dolores de cabeza de la ciudad, por ejemplo, ha descendido de más 40 ppb (partes por billón) en los 90, o hasta 60 ppb en 1992 y 1993, a poco más de 20 hoy en día.

Ozono troposférico:

 

aire de ciudad de méxico

Dióxido de azufre:

 

aire de ciudad de méxico

Pero el propio Sedema reconoce que la mejora se ha ralentizado y harán falta medidas adicionales, un nuevo empujón, porque lo que cabe decir como resumen es que el aire de Ciudad de México ha pasado de pésimo a malo. O a veces regular. El dichoso motor de explosión…

En Ciudad de México, leemos, mueren 22.000 personas cada año, 60 al día, por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire.

Aquí pueden leer sobre el aire en Lima.

Aquí pueden leer sobre el aire en Santiago de Chile.

Aquí pueden leer sobre el aire en Madrid.

Aquí pueden leer sobre la calidad del aire que respiramos.

 

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Estación Central de … abril 13, 2016 estación-central-1 jeque en londres Un jeque en Londres abril 13, 2016