14 Sep

Yoguis en los nuevos espacios de trabajo

Son muchos los intentos para reducir jornadas laborales intempestivas, pero cada vez son más lo que emprenden una nueva forma de abordar cómo trabajamos, siendo conscientes de que relajarse y buscar nuevas posturas es clave a la hora de lograr máxima ergonomía y bienestar. De modo que, no todo está en las horas, sino en cómo actúo y cuido de mí durante esas horas de trabajo.

 

Cada vez asistimos —con más cotidianidad— a espacios diseñados con mobiliario y sillería en diferente altura, así como zonas de relax donde poder desconectar y dedicar unos minutos al arte de relajarse, pero es importante saber usarlos para lograr que sean nuestra herramienta de bienestar.

 

Hace unos meses una importante escuela de yoga de Barcelona lanzaba una iniciativa en esta línea y que viene a colación de este artículo: “Relax at Work” se diseñó como un plan de actividades que van desde el yoga, pilates, fitness o risoterapia en entornos laborales. Sobre esta iniciativa, fueron muchas las empresas que incorporaron fisioterapeutas, zonas de yoga o talleres de risoterapia en sus instalaciones.

 

Sin embargo, ¿qué pasa si no trabajas en ese tipo de empresas que apuestan por incluir estos programas de vida sana?

 

Traemos un plan que puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida en el trabajo y por tanto tu sensación de bienestar.

 

Plan para yoguis en el trabajo

 

Es conocido por los que nos dedicamos al sector de implantación de oficinas, que tendemos, cada vez más, a crear ambientes saludables. Se ha podido medir que a mayor satisfacción de usuario, mayor bienestar y más productividad. Pero lejos de ser un objetivo corporativo, podemos abordarlo como un objetivo personal e iniciar un proceso de relajación, consciencia y salud en el trabajo. Pasamos más del 40% de nuestro tiempo trabajando y merece la pena aprovechar —este momento— para seguir aportando positividad a nuestras vidas.

 

Ante este reto personal, hemos recopilado, a modo de plan de ejercicios, algunas pautas que nos pueden ayudar a relajarnos en nuestro día a día laboral:

 

  1. Cuida de tus ojos. La exposición continuada frente al ordenador, provoca sequedad ocular y borra la visión. Los expertos recomiendan hacer parones cada 3 horas y cambiar la distancia de visión. Pasar de mirar de cerca a mirar lejos.
  2. Cuida de tu cuello. La postura permanente genera contracturas que, en épocas de máximo estrés, nos dificultan el movimiento. Existen sencillos ejercicios que se pueden realizar sin moverse de la silla. Adelanta la barbilla estirando la nuca o baja, de forma lateral, la cabeza presionando contra la mano, de forma que esta contrarreste la presión sin ceder. Luego, deja que la cabeza se incline hacia el lado contrario con el peso de la misma mano reforzando la tensión durante dos o tres respiraciones completas.
  3. Se consciente de tu respiración. Cuando veas que la ansiedad te impide respirar bien, toma consciencia. Te darás cuenta que estas respirando con la parte superior del pecho (es lógico, tu inconsciente percibe una amenaza y se prepara para huir o atacar), cambia tu respiración al abdomen —puedes poner tu mano en él para ser más consciente— inspira y expira lentamente hasta que veas que la ansiedad se difumina.
  4. Levántate de la mesa. Muchas veces recurrimos al mail para todo y lejos de simplificar tareas entramos en la bandeja de entrada de otro compañero, colapsándole. Levántate para trabajar en equipo y de paso, estarás activando la circulación provocando bienestar. Si además estáis en plantas separadas, no tomes el ascensor, sube y baja escaleras, es una actividad que no sólo te mantiene en forma sino que tu corazón agradecerá.
  5. Aprovecha la hora de la comida para hacer ejercicio. Busca un centro cercano al trabajo para hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico. Si eres runner lo tienes más fácil, ¡la calle es tuya! Quemarás calorías y reducirás el estrés. Además, un cuerpo tonificado ayuda a tu metabolismo a quemar calorías mejor y activa tus niveles de endorfinas haciéndote sentir feliz.
  6. Alimentación. Cuida tu alimentación, evita las máquinas de vending y las calorías vacías que tanto tapan la ansiedad y el hambre, provocando una subida de insulina que no sólo perjudican a tu metabolismo, sino que suman puntos en tus niveles de ansiedad. Aprovecha esas horas para tomar fruta, prepara cada mañana varias piezas y tómalas haciendo pausas. Se consciente de lo que comes. Nunca lo hagas frente al ordenador. Perderás la sensación de saciedad y volverás a atacar la máquina de vending.

 

Esperamos que este plan os ayude a conseguir beneficios físicos y mentales. Creemos que, más allá de la cultura de empresa donde trabajemos, tenemos la responsabilidad individual de cuidar de cada uno de nosotros. Nuestra vida, es eso: nuestra.

 

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    SOCIMIs del Mercado C… septiembre 14, 2016 socimis del mercado continuo 7 majes Majes y el peso de Li… septiembre 14, 2016