10 Feb

Workplace del futuro; los robots tomarán el control

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-c brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

 

¿Te suenan de algo estas palabras? Se trata del monólogo de Roy Batty, un replicante de la película de culto Blade Runner, cuyo papel protagonista fue interpretado por Harrison Ford. Pero… ¿qué tiene que ver todo esto con el workplace del futuro?

Los 10 mejores edificios de oficinas de Madrid
Las 10 oficinas más raras del mundo

En la cinta de ciencia ficción dirigida magistralmente por Ridley Scott, los replicantes eran androides que imitaban perfectamente al ser humano, hasta el punto de que era casi imposible distinguirlos de personas reales. Representaban una amenaza para el hombre, en el sentido de que eran capaces de realizar todas sus funciones y trabajos de un modo más rápido, eficiente, seguro y barato, hasta el punto de que se programaban con una vida útil muy corta. Se pretendía con ello que la amenaza no se tornara en peligro real, evitando que las máquinas se rebelaran tan pronto comprendieran que el ser humano era redundante e innecesario; ¿empiezas a ver qué relación tienen los replicantes con el workplace del futuro?

 

workplace del futuro

 

Un estudio publicado recientemente por La Cámara de los Lores del Reino Unido indica que, dentro de veinte años, el 35% de los trabajos en dicho país estarán automatizados y podrán ser realizados por máquinas. El documento analiza cómo la tecnología digital está cambiando el ecosistema laboral, social y político, un escenario sembrado de grandes oportunidades, pero también minado de graves riesgos. Seguramente ya empiezas a vislumbrar lo que será el workplace del futuro, ¿no?

 

Si estás imaginando que por tu oficina pasean androides replicantes con formas humanas perfectas, es probable que te equivoques… Muchos de los trabajos hoy día realizados en la oficina por humanos y que son susceptibles de automatización, serán más que probablemente realizados por diferentes tipos de software. Labores que siguen un proceso concreto predefinido y que no requieran realmente de un input humano, serán desempeñados perfectamente por ordenadores y aplicaciones. Las personas del workplace del futuro solamente serán necesarias para la toma de decisiones muy concretas, en trabajos que requieran del uso de la creatividad, la innovación o las emociones.

 

Los hay que plantean un escenario todavía más extremo, en el que TODOS los trabajos serán desempeñados por máquinas, permitiendo que el ser humano se dedique a la vida contemplativa, viajando, disfrutando, creando y, por qué no, amando. Es lo que afirma José Luis Cordeiro, ingeniero mecánico por el MIT, en una entrevista concedida a El Confidencial esta misma semana. Un punto de vista radical, teniendo en cuenta que, según su punto de vista, estos cambios tendrán lugar supuestamente a lo largo de las próximas dos décadas.

 

No parecen buenas noticias para el workplace del futuro, o por lo menos no lo son para aquellos cuyo negocio es el de arrendar inmuebles. Imagina el excedente de espacio de oficinas que se podría empezar a generar si se cumplen los pronósticos arriba expuestos. Sin ir más lejos, piensa en la administración pública y en los miles de metros cuadrados ocupados por personal administrativo. Trabajadores que realizan funciones burocráticas, en procesos continuos, repetitivos y fácilmente reproducibles por una máquina…

 

Workplace del futuro; ¿cuándo y cómo?

Las implicaciones que todo ello tiene son insondables; nadie puede conocer con exactitud el alcance y profundidad de los cambios, pero queda claro que nos afectará a todos en general y al sector de las oficinas muy en particular. Inminentes o no, la tecnología nos terminará alcanzando y la rebelión de las máquinas es, sin ambages, inevitable.

 

Es tentador buscar consuelo y afirmar que la mayoría de los procesos que podría desempeñar una máquina pertenecen exclusivamente al ámbito de la producción industrial o manufacturera y que los trabajadores que más tienen que perder son aquellos que realizan funciones manuales. Ante esto sólo podemos afirmar que “el que no se consuela es porque no quiere”.

 

El workplace del futuro se acerca, y lo hace mucho más rápido de lo que cualquiera de nosotros se atreve a imaginar. Vivimos en una era de aceleración tecnológica tal que, cuando recibamos la bofetada en la cara, ni siquiera sabremos por dónde nos has venido -si se nos permite la expresión-.

 

Abróchense los cinturones señoras y señores (y androides). El viaje ya ha comenzado.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    SOCIMIS, estabilidad … febrero 9, 2016 socimi estabilidad vs turbulencia mercado de oficinas de santiago Mercado de oficinas d… febrero 10, 2016