12 Oct

Valencia no prospera. ¿Saben por qué? (España)

Hace ya casi veinte años nos entrevistamos con el entonces alcalde de Sagunto (Valencia), para hablar de la viabilidad de Parc Sagunt, un polígono industrial gigante propiedad entonces de la SEPI y hoy de una sociedad de conjunta entre la propia SEPI junto a la Generalitat Valenciana.

 

Parc Sagunt tiene según la propiedad tres millones de metros cuadrados de terreno y lleva ahí desde el desmantelamiento de Altos Hornos del Mediterráneo, en 1983. O sea unos 30 años.

Los 10 mejores edificios de oficinas de Madrid
El pelotazo de Distrito Castellana Norte (España)

Nos decía el alcalde de la dificultad en aquélla época de la ciudad, que tiene cerca de 70.000 habitantes, porque “había demasiados pensionistas“. En efecto, el cierre de la siderúrgica, para evitar protestas de los sindicatos, se había hecho concediendo pensiones generosas. Y eso llevaba a que no hubiese mucho espíritu de empresa por aquel entorno. Veía difícil lo del parque industrial y decía que la solución buena era… poner allí una base militar. Nos lo justificó con amplitud. Parc Sagunt tiene puerto propio, tamaño y está al borde del Mediterráneo, que según él por donde nos puede venir una amenaza en el futuro.

 

Nos da la impresión, pasados todos estos años, de que acertaba en las dos cosas. Que Parc Sagunt es difícil lo demuestra el hecho de que hoy haya instaladas allí tres únicas empresas: Inlet Sea Fish (pescado congelado), Zuvamesa (zumos de fruta) y Dismor (cestas y obsequios navideños). Y no ocupa cada una un millón de metros precisamente.

 

Que el sitio es bueno para una base militar se pudo comprobar este año pasado. Cuando en octubre la OTAN organizó en España sus maniobras Trident Juncture, que movilizaron a 30.000 militares de 30 países, los vehículos que utilizaron llegaron a España, en buena parte a través del Puerto de Sagunto, en el propio parque. Cuatrocientos desembarcaron los británicos y no sabemos cuántos más los alemanes y otros. Para escándalo y horror, por cierto, de los movimientos de objeción de conciencia y otros colectivos afines, algunos de cuyos miembros llegaron a encadenarse a los tanques para demostrar su repulsa.

 

Anécdota militar aparte, nos parece que Parc Sagunt es simbólico de lo que pasa en Valencia y de cómo la iniciativa pública debería coordinarse mejor con la privada para generar riqueza. Parc Sagunt es, sencillamente, un fracaso. Un parque con condiciones idóneas, a pie de autopista, con puerto propio y a 400 kilómetros escasos del centro de España o de Barcelona y está, todos estos años después, vacío (casi).

 

Y el caso es que cuando leemos las noticias sobre el residencial en Valencia, los titulares son algo así como que “sube el mercado de lujo” o “las ventas de viviendas de segunda mano son un 15,1% más que el año pasado”. Pero la Comunidad Valenciana, que en 2008 tenía 2.266.000 empleados (su techo), en 2016 tiene 1.920.000 (EPA 2016 2T). Y el 47,3% de los jóvenes hasta 25 años está sin trabajo (49,9% para el caso de las mujeres). Y el PIB per cápita (€ 20.586 en 2015) es inferior al de 10 años antes.

 

valencia no prospera

 

Así que Valencia no prospera. ¿Y saben por qué?

 

Pues, en nuestra opinión se tendrían que haber concentrado todos los esfuerzos en la creación de una economía de base, que aproveche sus excelentes condiciones geográficas y climatológicas. Y en lugar de eso se han puesto en generar atractivo para los visitantes con iniciativas megalómanas y poco exitosas. Empezando por Copa América y siguiendo por la Fórmula Uno. Por no meternos con la Ciudad de las Ciencias. Cuando lo que hay que hacer siempre es atraer empresas que generen empleos.

 

Pero todo eso es ya pasado y de él deberíamos aprender. Así que cuando leemos que el “Gobierno Valenciano tumba un centro comercial de Intu de 860 millones” (Diario Expansión, Sep. 29), el llamado “Puerto Mediterráneo”, no podemos sino pensar que las cosas no van a mejor. El conseller de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Álvaro (Compromís), tendrá sin duda razones técnicas para fundamentar su informe desfavorable y no se trata de dar patente de corso a una promotora, pero tendrán que sentarse a hablar y resolverlo. Aunque la objeción que leemos, de que va a haber un aumento de contaminación porque la gente irá al centro comercial en vehículo privado (y eso va contra la Estrategia Valenciana de Cambio Climático 2013-20), va a costar vencerla. Y que el Gobierno de España se haya posicionado a favor, nos tememos, tampoco ayuda.

 

Valencia no prospera porque no ha tenido, no tiene, una política industrial consensuada entre su gobierno, empresas privadas, instituciones educativas y gremiales (y las entidades financieras, cuando los jubo valencianas), para empujar juntos.

 

En cuanto al Puerto Mediterráneo, no importa. Sólo son, dicen, 5.900 empleos.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    ¿Cuánto consume mi … octubre 12, 2016 biometropolis ¿Y qué fue de la Bi… octubre 12, 2016