30 Ago

Reforma 180: Leed Platino 2017. Detrás de la fachada (México)

Hay una varias cosas que a menudo echamos a faltar cuando nos fijamos en los grandes proyectos en Ciudad de México, si nos perdonan. No se suele citar al desarrollador o al propietario, no se explica de forma clara el estado actual de la construcción ni si el proyecto está finalizado y ocupado por quién y no se explica claro si el edificio es de propietario único y en renta o de multi-propiedad y las rentas que se conocen son de inversores particulares que han adquirido espacios parciales. O si quedan oficinas vacantes, o los gastos comunes que se generan.

 

En cambio, se informa profusamente sobre las excelencias constructivas y técnicas de la edificación, lo que está desde luego en la parte más importante que puede querer conocer un inquilino potencial. Pero el resto también importa. Tómenlo como una “nota al pie de cabecera”.

 

Uno de tales casos es Reforma 180 o Torre Punta Reforma, que nos ha llamado la atención por ser un edificio muy notable, Leed Platino 2017, según su página web el primero con tal calificación del Paseo de la Reforma. Aunque la Torre Reforma, en Paseo de la Reforma 483 es Leed Platino 2016, pero parece que se ha completado después.

 

reforma 180

 

En cualquier caso, la Torre Punta Reforma, empezando por sus características tiene muy buen aspecto: 35 niveles, 44.225 m2 rentables en plantas de 1.450 a 1.750 m2 que pueden acomodar según la distribución que la página ofrece, unos 125 empleados por planta. Al igual que la Torre Reforma, tiene planta triangular o de trapecio que se aproxima, aunque las plantas de aquélla sólo tienen 750 m2 y la propiedad ha optado por ofrecer “clústers” de tres plantas de 2.250 m2.

 

Llamativo, si lo entendemos bien, es el hecho de que las plantas 2 a 10 sobre rasante se destinen a “valet parking”, algo que no habíamos encontrado hasta ahora en otro edificio. Las oficinas empiezan en el nivel 11. En total cuenta con 1.800 cajones de estacionamiento, de los que 1.100 son “valet” y 700 son robotizados, en lo que es el mayor parking robotizado del continente, según dicen (Torre Reforma tiene 45.000 m2 rentables y 1.540 cajones, de los que 440 son robotizados). Con las perspectivas a futuro del tráfico rodado en Reforma (y en el mundo mundial), no sabemos si un día no veremos ese parking sobre rasante convertido en más oficinas.

 

El edificio está construido buscando la excelencia en muchos aspectos, en sistemas de aire acondicionado, fachada térmica “Duovent” y aprovechamiento de agua y consumo de energía acorde a su nivel de certificación Leed Platino. Además dispone de un helipuerto para aeronaves de hasta 15 pasajeros y “Skygarden” en el nivel 32.

 

La ubicación, en la intersección de Paseo de la Reforma y la Av. Insurgentes Sur, junto a Reforma 222, no podría ser mejor. La renta que encontramos en anuncios de terceros es de USD 31/m2/mes.

 

El edificio ha sido promovido por la empresa Reforma Bicentenario, que adquirió en predio en 2010 después de un arranque fallido de otra desarrolladora.

 

Poco se puede decir de Reforma Bicentenario desde el punto de vista financiero, ya que es un grupo privado que no veamos que rinda cuentas. Pero sí que pertenece a la familia Jenkins, una de las más adineradas del país desde hace cerca de un siglo.

 

Aunque a veces los negocios tengan su parte de drama.

 

P.S. Detrás de la fachada.

 

Por lo que leemos del fundador de esta dinastía, William Oscar Jenkins, su historia daría para un libro (que de hecho existe, “En busca del señor Jenkins. Dinero, poder y gringofobia en México”, de Andrew Paxman). Pero valgan como notas breves que William O. Jenkins, nativo de Tennessee, vino a México desde su país en busca de fortuna a principios del siglo XX y se asentó en Puebla en 1906. Su instinto y forma de trabajar le llevaron a su fortuna en sus múltiples negocios, desde las plantaciones de azúcar al algodón, la compra de terrenos, la banca (Bancomer), el textil, el automóvil o, sobre todo, los cines, desde 1939 a través de lo que luego fue COTSA, la Compañía Operadora de Teatros. En su día se dice que fue el hombre más rico de México. Da pistas que ya en 1926 era dueño de la mejor casa de Los Ángeles, 641 South Irving Boulevard, que luego vendió J. Paul Getty. Allí se rodó la película “Sunset Boulevard”.

 

reforma 180 bis

 

En esa empresa de cines se asoció con Manuel Espinosa Yglesias, que entonces tenía 30 años y que acabó, ya en 1955, comprando a Guillermo Jenkins, nieto e hijo adoptivo de William O. Jenkins su participación en Bancomer a cambio de venderle la suya en el negocio de los cines.

 

Todo indica que Manuel Espinosa Yglesias fue un hombre notable en muchos aspectos, director general de Bancomer desde 1959 a 1982 (cuando la banca fue nacionalizada por el presidente José López Portillo) y presidente de la Asociación de Banqueros de México. Bancomer es parte de BBVA desde el año 2000.

 

En los orígenes de la fortuna de William O. Jenkins aparecen, según Paxman, bastantes nubarrones, del que considera que no es un hombre estimado en México, aunque tuvo una notoria actividad filantrópica. No sabemos. Las relaciones entre las ramas Jenkins y Espinosa parece que acabaron mal. Y desgraciadamente leemos que la familia actual tampoco está bien avenida, en particular alrededor de la Fundación Mary Street Jenkins (que financia la Universidad de las Américas de Puebla), de la que Guillermo Jenkins de Landa denuncia, denuncia al resto de su familia, se han evadido varios cientos de millones de dólares. Lo que siempre es triste. Triste. Ojalá lo resuelvan.


 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Constructora Sambil, … agosto 30, 2017 merlin colonial index funds home Merlin, Colonial y lo… agosto 30, 2017