24 May

PLAM 2035: ¿se podrá evitar que Lima sea un agujero negro?

Leemos un artículo de Roy Rojas Vargas sobre el PLAM 2035. Hace un año que nos referíamos al mismo y nos alegra que resurja el debate, aunque no sabemos si va más allá de lo meramente periodístico o académico. Debería.

 

Dos de las “ideas madre” del PLAM 2035 eran crear “nuevas centralidades” y poner en marcha un sistema de anillos viales periféricos que descongestionasen el tránsito del centro.

 

Las nuevas centralidades o polos de desarrollo fomentarían que alrededor de las empresas industriales o de servicios allí instaladas (y las que se atraigan) se generase una oferta de vivienda y servicios para que los trabajadores de esas empresas pudieran habitar cerca de ellas y no tener que desplazarse grandes distancias, costosas en dinero y sacrificio personal, para ir y volver a su trabajo. Ancón en el norte, Huachipa en el este y Lurín en el sur están identificadas como las ubicaciones industriales ideales para ello.

 

Los anillos viales periféricos permitirían que buena parte del tráfico obligado a cruzar la ciudad por diversos motivos, se desviase hacia uno de los anillos periféricos, aliviando la congestión del centro.

 

La adopción de esas dos ideas en conjunto permitiría implantar un esquema director claro, del que la ciudad carece en estos momentos. Los múltiples empujes comerciales (decisiones empresariales) y tendencias sociales (decisiones personales) en las grandes ciudades, van conformando un modelo urbano que es preciso ordenar. La actualidad de muchas de esas ciudades es el resultado total de la planificación pública urbanística y las actuaciones privadas, con la balanza inclinada más un lado u otro según quien lleve la iniciativa. Pero la realidad es que la mayoría de los esquemas obedecen a un patrón, entre los que las urbanistas suelen distinguir cinco grandes tipos: a) ciudades en estrella (Washington, Estocolmo); b) ciudades radio-concéntricas (París, Atlanta, Madrid); c) ciudades policéntricas discontinuas (Londres, Moscú); d) ciudades lineales (Seattle, San Francisco) y e) ciudades reticulares (Los Ángeles, Ruhr-Rhin-Neckar).

 

PLAM 2035

(Clicar para ampliar en pestaña nueva)

 

El problema de Lima es que la municipalidad no parece decidida a adoptar ninguno de estos modelos o combinación de ellos. Cierto que el PLAM 2035 se preparó bajo los auspicios de una regiduría anterior. Pero nos parece imprescindible que la Municipalidad Metropolitana de Lima encare esta cuestión con toda la urgencia que el rigor permita y el PLAM 2035 es una buena base de trabajo.

 

Mientras tanto hay algunas señales inquietantes:

 

De una parte el movimiento de las empresas desarrolladoras hacia aumentar la oferta de vivienda en el Nivel Socioeconómico B y reducirlo en el C (“El Reto de Adaptarse”, Semana Económica, 21 de mayo de 2017). Una claudicación. Cuando se reconoce la dificultad del 72,1% de los hogares de Lima Metropolitana (o sea 1,94 millones de hogares de los 2,69 millones totales), que están en los NSE C, D y E (Niveles Socioeconómicos, Apeim, agosto 2016), para adquirir una vivienda, está claro que la ciudad tiene un problema serio. Porque la demanda que no encuentre contraparte, o sea más del 70% de la total, va a buscar su asentamiento por cualquier medio, formal o en muchos casos informal.

 

Si se observa la densidad de los centros comerciales de las grandes empresas, que son uno de los grandes “atractores” de población, su ubicación demuestra que existe una fuerza centrípeta, que es precisamente la que se trata de contrarrestar. La gente viene al centro, a San Isidro o Miraflores no sólo porque allí está el trabajo, sino porque allí está la diversión. Las nuevas centralidades se tienen que equipar en este aspecto, porque ello es lo que va a atraer a los residentes. Si no se hace algo, la fuerza gravitacional del centro seguirá creciendo y Lima será cada vez más difícil de gestionar.

 

Mapa centros comerciales Perú:

 

 

¿Manos a la obra?



2 Comments

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

  1. Luis

    mayo 25, 2017 at 4:15 pm

    Sin desmerecer el esfuerzo pueden visitar Bolivia y consultar el escenario de anillos que tiene la hermosa ciudad de SANTA CRUZ y como se viene dando desde hace mas de 50 años un crecimiento ordenado.

    Si desean tomar una gaseosa agradable como la Coca Cola la pueden encontrar en el tercer anillo en donde esta la zona industrial. Antes se llamo COTOCA la empresa que preparaba las gaseosas para Bolivia.

    Esto no es nuevo.

    Responder
    • Jorge Zanoletty Larrea

      mayo 26, 2017 at 7:32 pm

      Hola Luis. Gracias por el comentario. De hecho ya le dedicamos hace unas fechas un artículo a Santa Cruz de la Sierra y su urbanismo, que encontrarás en esta misma página. Aunque Lima es mucho más grande y consecuentemente más difícil. ¡Lo que no sabíamos era lo de la gaseosa! Un cordial saludo

      Responder

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Wellness sí, ¿pero … mayo 23, 2017 wellness y conciliación oficinas muros verdes transmilenio home Bogotá: ¿muros verd… mayo 24, 2017