24 Ago

Perú: inclusión financiera, economía y vivienda

Al inicio de los años setenta del siglo pasado tuvimos ocasión de participar en la extensión de la red de corresponsales bancarios -los llamados entonces “corresponsales cobradores”- en algunos pequeños pueblos de España. No estaba en aquel entonces permitida la apertura libre de nuevas sucursales, por lo que los bancos los utilizaron para ampliar su cobertura territorial y ganar clientes y negocio.

 

Se suponía que su trabajo consistía exclusivamente en cobrar a los deudores las letras de cambio libradas a su cargo -la letra de cambio era en aquella época el principal medio de monetizar el tráfico mercantil-, pero viéndose en posesión de efectivo -resultado del cobro de dichas letras- tardaron muy poco en convertirse bajo mano en pequeñas oficinas bancarias de facto.

 

Abrían cuentas corrientes o de ahorro, pagaban cheques de cuenta corriente, gestionaban tarjetas de crédito -sistema entonces incipiente-, préstamos o cambio de divisas en las localidades turísticas. Indirectamente, pese a que la mayoría provenían de sectores ajenos a la banca, sirvieron de educadores financieros para los nuevos clientes, en simultáneo a que ellos mismos aprendían los vericuetos del sistema. El criterio clave para su selección era la confianza: que mereciesen confianza del banco e inspirasen confianza a sus convecinos.

 

Leemos ahora el informe “¿Dónde estamos en Inclusión Financiera?”, elaborado por BBVA Research con la colaboración del Banco Central de la Reserva del Perú, presentado el pasado mayo.

 

Nos ha hecho pensar en el parecido de la situación de Perú hoy con la de España en aquellos años. Desde entonces el uso del corresponsal bancario puro -vinculado a la entidad bancaria y dedicado exclusivamente a ello- ha ido descendiendo en el mundo desarrollado -en el que BBVA incluye a Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Europa Occidental-, hasta una presencia de 22,7 corresponsales por cada 100.000 habitantes, mientras que en América Latina ha crecido hasta 136,3, la mayor del mundo. Le sigue el Sureste de Asia, con 82,5 corresponsales puros por 100.000 habitantes.

 

El uso de corresponsales, junto a banca electrónica -la gran diferencia con respecto a los años setenta citados- y una regulación adecuada, son las puntas de lanza que deberían de servir para mejorar la inclusión financiera de la población peruana, que todavía es precaria, veremos por qué.

 

Lo que hace BBVA es elaborar lo que denomina el “Índice Multidimensional de Inclusión Financiera” o FII (2014), para medir y comparar la situación en los 137 países que estudia, en función del Uso que hace y Acceso de que disfruta la población del sistema financiero formal y las Barreras de exclusión financiera involuntaria, que impiden o desaniman a la población excluida a dicho uso y acceso.

 

En el Uso se componen el número de Cuentas en el sistema, el Ahorro formal -frente al informal- o el Crédito -préstamos formales frente a informales-. En Acceso, los puntos que sirven para ello, ya sean oficinas bancarias o corresponsales o cajeros automáticos -ATMs-. Y en Barreras, la Confianza, la Asequibilidad, la Distancia y la Documentación. Midiendo Uso, Acceso y Barreras consigue BBVA Research el índice y el “ranking” correspondiente.

 

¿Y dónde está Perú?

 

Pues Perú está relativamente bajo, 68 del mundo, sube 11 puestos desde 2011, pero está 8º de América Latina, tras Brasil (4!), Chile (31), Colombia (36), Costa Rica (43), Uruguay (56), Ecuador (57) y Venezuela (62).

 

Lo que más llama la atención de la posición de Perú es que al desglosar su posición por factores, mientras en Uso se ubica en el puesto 78, cercano a su FII global, en Acceso está en el puesto 5, que es una posición excelente y refleja la oferta bancaria, pero en Barreras cae al 129, que representaría la demanda. El factor a estudiar, pues, son la Barreras. Y las Barreras más altas a nivel nacional son: 1) ingresos insuficientes; 2) coste elevado; 3) falta de confianza y 4) documentos -que solicita la entidad-. La distancia como factor tiene un peso insignificante.

 

peru bbva research

 

Banco y comercio electrónico, que BBVA Research estudia en profundidad, no son la solución más inmediata, precisamente porque las personas que habrían de ganar en inclusión son las que menos acceso tienen a medios electrónicos. En Perú el acceso a un ordenador estaba en 2014 todavía ligeramente por encima del 30% de la población y el acceso a Internet en poco más del 20% con grandes diferencias regionales -Lima Metropolitana 45%, Sierra Norte 4%). Y alrededor del 75% de quienes acceden lo hace, para información, comunicación u ocio, mientras que sólo el 5% lo hace para banca electrónica y menos aún para comercio electrónico o trámites con el Estado (cuyo uso de hecho va en descenso).

 

En el titular hemos dicho “Economía y Vivienda” porque esos temas están implícitos en todo lo anterior. Más de un 40% de la población peruana está excluida del sistema financiero, fundamentalmente por Barreras que se lo impiden o les inducen a auto-excluirse -como la falta de Confianza-. Esas personas son las mismas que están normalmente en la economía informal, fuera del sistema fiscal -con la consiguiente falta de recaudación-, que tienen imposible conseguir un préstamo hipotecario -y en consecuencia no podrán adquirir una vivienda- o de consumo, o una tarjeta de crédito y a las que es difícil hacer un seguimiento para múltiples cuestiones, desde el pago de multas de tráfico a la percepción de subsidios de toda índole. Más desigualdad y menos prosperidad, en suma.

 

Banca y Gobierno, o Gobierno y Banca, tienen trabajo.

 

Aquí tienen el documento completo de BBVA Research, por si quieren profundizar.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    ¿Debemos inquietarno… agosto 24, 2016 gicsa colombia bbva research Colombia: inclusión … agosto 24, 2016