18 Abr

El lío de las oficinas de la OSCE en Surco (Perú)

De casualidad nos hemos tropezado con un reportaje televisivo de Panorama (Panamericana Televisión), que desde la distancia es un medio que no conocemos ni prejuzgamos, pero que vemos recogido también por otros medios. Aborda el tema del contrato de alquiler de 6.388 m2 de oficinas por parte del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado -OSCE– en cuatro plantas del Centro Empresarial Los Inkas, en la Av. Javier Prado 206, en la Circunvalación del Club de Golf los Inkas de Lima.

 

El programa tiene la forma de entrevista con la señora Thou Su Chen, secretaria general del OSCE y pone en cuestión la mudanza de los 600 empleados que actualmente trabajan en los dos centros de esa institución en Jesús María a esta nueva sede junto a Los Inkas. Sobre todo con el argumento de que el alquiler del nuevo espacio costará S/. 15 millones, dicen, para tres años de alquiler.

 

La polémica está servida… No sin razón, aunque resulte un tema ajeno a la eficiencia administrativa de este organismo. Pero a veces son estas cuestiones, que los gestores tienden a no ponderar lo suficiente, las que crean mayores problemas con la opinión pública.

 

Los argumentos que Panorama esgrime son:

 

  1. Que la nueva sede, en cuanto deba ser utilizada por el público que tenga que interactuar con alguno de esos 600 empleados para realizar sus gestiones, es más incómoda y está distante del centro en comparación con la actual y que,
  2. el riesgo físico para los trabajadores, en caso de sismo en particular, que según la Sra. Su Chen representa uno de los edificios (debido al parecer a que se le añadió a principios de siglo una planta adicional sin refuerzo de la estructura), no está confirmado. De hecho, los locales de planta baja cuentan con sus licencias de funcionamiento al corriente y nadie, dice la reportera, ha advertido a sus ocupantes de ningún riesgo especial.

 

A nosotros lo que nos llama la atención, más allá de la política o el enfoque televisivo, es el contrato en sí, que en algunos apartados se muestra en el propio video. Dice, así, que el alquiler se fija en USD 4.494.693,05 para los tres años, lo que resultaría hoy en S/. 14,5 millones casi exactos, o S/. 4,83 millones por año -¿con pago adelantado?-. ¿Y por qué un “organismo supervisor de las contrataciones del estado”, con presupuesto en soles, contrata en dólares?

 

Según el programa el contrato es para 6.000 m2 (luego leemos que son 6.388) con 30 plazas de estacionamiento.

 

Docsa Corp., que es la promotora de los edificios (son tres torres, de los que leemos 29.900 m2 en dos de ellos se han entregado en 2017), no especifica precios de alquiler o venta en su página corporativa. Pero el consenso del mercado es que en Surco los alquileres rondan los USD 14,5 a USD 15/m2/mes. Y de hecho hemos encontrado en un portal inmobiliario una oferta de una oficina para alquiler de 273 m2, nueva, sin implementar en el propio Centro Empresarial: precio, USD 14,5/m2/mes más USD 150 por estacionamiento. Que si hacemos la cuenta para estas oficinas que la OSCE alquila, nos resultaría en USD 3.496.536 (para los citados 6.388 m2 y 30 estacionamientos). Y es aquí donde nos parece que puede surgir el problema. Porque si se pueden alquilar 273 m2 a USD 14,50, 6.388 m2, de un organismo público, deberían conformar un contrato con mucho mayor poder de negociación -en la actual situación del mercado en Lima- y en consecuencia el precio total debería ser incluso inferior a esos USD 3,5 millones que calculamos. Un millón de dólares de sobrecosto. A falta de negociar la eventual implementación.

 

La descripción del edificio, incluyendo lo de la “exquisitez de un elegante mármol italiano” o los “amplios directorios alfombrados” levantarán, posiblemente con menos fundamento del que deberían, pues al final son unas oficinas, algunas ampollas en una opinión pública sensibilizada y no va a ayudar a los responsables del OSCE. Porque como denuncia el Sr. César Candela, ex-miembro del directorio, que tendrá sus motivos y conocimiento, la situación de las que se denominan “oficinas desconcentradas” de la propia OSCE, es penosa.

 

Pero más allá de la oportunidad de este tipo de decisiones, tal vez sea el momento de que Lima se plantee la concentración de organismos públicos de gestiones relacionadas con el gran público en edificios únicos multi-servicio, en los que varios organismos compartan espacio y servicios con un acceso común a los ciudadanos. Y no importa, en nuestra opinión, si son en alquiler.

 

P.S. Al cerrar este artículo y repasar las noticias, nos encontramos con que el asunto ha llegado al propio Sr. César Villanueva, presidente del Consejo de Ministros, que ha ordenado una investigación en el contexto de lo que denomina “la ruta de la sobriedad”. Un lío.


 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Las enseñanzas del c… abril 18, 2018 Agujero fiscal de las SOCIMIs Socimis: ¿agujero fi… abril 18, 2018