30 Mar

Los trabajadores nómadas (y la Nomad List)

Durante años nos han estado obligando a que fuésemos a la oficina a unas horas concretas, a que nos sentásemos delante de una máquina de escribir y un teléfono, luego delante de una pantalla de ordenador y a que de vez en cuando acudiésemos a reuniones. Y a que no llegásemos tarde, ni nos fuésemos pronto.

Los 10 mejores edificios de oficinas de Madrid
El pelotazo de Distrito Castellana Norte (España)

Con el tiempo —no todavía en todas partes—, se ha despertado la inquietud sobre qué tan necesario es utilizar un ordenador de sobremesa si puedo usar uno portátil y que para hablar basta un teléfono móvil, un celular. Pero faltaba la conectividad y la seguridad. Y esas cosas también han ido llegando.

 

Llegan los trabajadores nómadas

Así que ahora nos encontramos con que una parte creciente de la “tarta laboral”, todos los que pueden negociarlo con su empresa, quiere, sobre todo, flexibilidad y convertirse en trabajadores nómadas. Flexibilidad para llevar a los niños al colegio, para preparar un documento con tranquilidad y sin interrupciones, para entrar o salir antes o después de la oficina reglamentaria.

 

nómadas

 

Nos dicen nuestros amigos de Aecom que de acuerdo con lo que ellos llaman su “Global Time Utilisation Database” con observaciones durante 25 años, el espacio en las oficinas se utiliza de media únicamente el 42% del tiempo. Y que estamos todos sometidos a tres tendencias relevantes:

 

1) La digitalización del trabajo.

2) La movilidad que la digitalización permite.

3) La “consumerisation” de la tecnología de la información.

 

Las dos primeras cuestiones nos quedan claras. Mientras pensábamos sobre la tercera, nos hemos tropezado con Nomad List“, algo así como un Uber para el trabajo remoto. Lo que Nomad List hace es ayudar a encontrar trabajo que se puede hacer desde cualquier sitio —para nómadas— y sitios donde trabajar sin tener que utilizar una oficina. Y estudiar cuáles son las ciudades o mejores sitios o ciudades para hacerlo.

 

Hace años nos contaban que las “páginas amarillas” de Noruega se confeccionaba en Málaga. Pensamos entonces que tenía sentido. Pudiendo hacerlo al sol, ¿por qué trabajar de noche? Pero hacía falta una empresa y una oficina en Málaga.

 

Ahora ya no. La frase de Aecom es “work has left the building”. Y pronto ya no nos podrán obligar a ir a la oficina. Nos tendrán que convencer porque seremos muy nómadas. Y eso tiene implicaciones radicales para el diseño de los futuros edificios, en su talla, en su diseño interior (según el British Council for Offices el 50% o más del espacio de oficinas se podría dedicar a otras cosas que a mesas o puestos fijos de trabajo) y en su diseño conjunto con más “mix use” en el que las oficinas mezclen en su arquitectura con espacios comerciales, residenciales, de ocio o restauración.

 

Los promotores e inversores se tendrán que sentar a pensar estas cosas. Aunque sea en casa, o en el bar. Con el portátil.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Nestlé: sostenibilid… marzo 30, 2016 nestlé certificación medioambiental Certificación medioa… marzo 30, 2016