28 Feb

La remuneración en Neinor: ¿la prima antes del partido? (España)

Para muchos pequeños accionistas de Neinor, lo que ha pasado con sus acciones estas semanas previas y sobre todo esta última, se debe parecer a eso que los pilotos de avión conocen como “CAT”, o “clear-air turbulence“. O sea una súbita caída de unos cientos de metros causada por un área de turbulencia invisible y que llega sin aviso: los pilotos no la ven y el radar no la detecta. Y que por cierto es la causa más frecuente de lesiones en vuelo, al golpear pasajeros o tripulantes contra el techo. Y que, “¡tranquilos!” nos dicen, no es causa de que los aviones se estrellen. Pero el susto no te lo quita nadie.

 

Bueno, pues Neinor ha tocado hoy (por el 26 de febrero), los EUR 15,42, que es un 19,3% de caída en el último mes. En este momento cotiza a EUR 15,80, por debajo de la OPV (EUR 16,65).

 

Vaya bache… Y, ¿qué pasó?

 

Pues miramos la presentación y hay un montón de cosas buenas y mucha actividad, aunque echamos de menos algo que muchas compañías acostumbran y aquí no vemos, que son los comentarios de su consejero delegado en un par de folios, explicado lo positivo, justificando lo menos positivo y su visión de futuro.

 

Pero cuando miramos las cuentas auditadas un problema destaca sobre el resto de cuestiones: mientras el ingreso neto de la cifra de negocios ha pasado de EUR 34,4 millones (2016) a EUR 41,7 millones (2017), +21.2%, los gastos de personal han subido de EUR 4,4 millones a EUR 25,5 millones, +478,2%

 

Lo que nos parece un problema es que ese incremento, de EUR 21,1 millones incluye un importe de 18.952 miles de euros correspondiente al plan de incentivos para el CEO y cinco miembros del equipo directivo, que, a diferencia de los restantes costes corporativos que se repercuten a las sociedades del grupo como servicios de asesoramiento y gestión, han sido considerados gastos asociados a la salida a Bolsa de la Sociedad como cabecera del grupo y que, por tanto, atañen únicamente a la misma”.

 

Es sobre todo esa partida la que tiene como consecuencia que el resultado de explotación caiga de EUR 19,8 millones a EUR 6,0 millones (-69,7%) y tras ingresos y gastos financieros el resultado antes de impuestos lo haga de EUR 17,3 millones a EUR 3,4 millones (-80,2%). Y el resultado del ejercicio de EUR 12,4 millones a EUR 1,3 millones (-89,8%).

 

Y la lectura que con toda lógica pueden hacer los accionistas, que sustentan una capitalización a fecha de hoy de EUR 1.264 millones es que, mientras ellos “ganan” EUR 1.262.025 (el 0,1%), los seis gestores “se embolsan” (aquí sí), EUR 19,8 millones, más su sueldo y su bono (en el caso del CEO EUR 1.000.000 más EUR 250.000). Todo ello para una compañía que en 2017 ha entregado 313 viviendas.

 

Se podrá discutir lo apropiado de la prima de los jugadores de fútbol. Los jugadores del Real Madrid se han llevado en 2017 unos EUR 2 millones por cabeza tras ganar la Liga, la Champions, las dos Supercopas y el Mundial de Clubes. Cada uno que opine sobre si se lo han merecido pero, al menos, es una prima ganada DESPUÉS DEL PARTIDO. El problema con los EUR 20 millones de Neinor (ó EUR 3,3 millones por cabeza), es que en cuanto a los accionistas, da la impresión de que se ha pagado ANTES DEL PARTIDO.

 

La remuneración de los gestores es, en efecto, una “clear-air turbulence, muy difícil de ver, ni con radar. Porque según consta en el folleto de emisión (“Compensation, Existing compensation scheme“), fue aprobada el 8 de marzo de 2017, cuando el accionista único de Neinor era Lone Star. Y la explicación que da el folleto en poco menos de una página (de las 355 del mismo), ampara casi cualquier cosa. Y cabe pensar que, siendo Lone Star el único accionista, la política remunerativa incentiva lo que entonces debía ser su interés primordial: el éxito de la salida a Bolsa. Y que Lone Star no sea hoy casi ni siquiera accionista (la última posición que leemos era del 0,4% del capital en 11-1-18) no aumenta la confianza.

 

Seguro que el consejo actualconoce estos temas a fondo y defenderá los intereses de los inversores a los que representen si es el caso. Pero para el pequeño accionista, ni el folleto de emisión ni los estatutos (Artículo 34.- Remuneración del cargo), dejan clara la remuneración de los directivos con la transparencia que creemos debida.

 

A partir de ahí, nos sentamos si quieren y discutimos el plan de negocio, el banco de terrenos y la calidad de las viviendas (y sobre quién es Marynberg), todo lo cual tiene, cabe decir, buen aspecto. Lo haremos un próximo día, pero de momento este primer envite no deja buen gusto.

 

P.S. Y luego está Aedas… Ya comentaremos.


 


1 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

  1. Jorge Zanoletty Larrea

    marzo 5, 2018 at 6:31 pm

    Corrección.

    A raíz del siguiente comentario en la red LinkedIn por D. Julián Salcedo: “Los accionistas no pueden sorprenderse ahora, porque el importe del bonus venía claramente recogido en el folleto de la salida a Bolsa. Claro que entonces a los aspirantes a accionistas no les importaba porque estaban convencidos de que la acción se revalorizaría de forma significativa a muy corto plazo. Es lo que tiene la Bolsa, que igual que se puede ganar se puede perder”,

    … deseamos aclarar: en efecto, no leímos en su integridad el apartado relativo al MIP o “Management Incentive Plan” que explicita una remuneración base de EUR 14,4 millones más otra variable de EUR 10 millones (de todo lo cual el CEO recibiría hasta EUR 13,3 millones). El detalle de la remuneración de 2016, situado antes del LTIP o Long Term Incentive Plan y del MIP, nos despistó y les pedimos disculpas: no cabe decir que los accionistas “no sabían”, porque el folleto sí menciona esa remuneración (aunque de la página de la CNMV no conseguimos descargar más que su versión en inglés). No obstante y aunque seguramente sea una práctica habitual, la activación del MIP, bien que público, combinada con la salida total o prácticamente total de Lone Star como accionista, cuando la compañía no había completado siquiera un año de cotización, ni presentado sus primeras cuentas anuales como cotizada, sigue sin dejarnos totalmente tranquilos. Y también creemos que muchos pequeños accionistas, bien que no puedan sentirse engañados en cuanto a la existencia de publicidad, de lo relativo al MIP simplemente no se enteraron. Finalmente, pensamos que LTIP (remuneración por cumplimiento de criterios operativos) y MIP (remuneración por valor en bolsa), deberían estar vinculados o relacionados de otra manera, para evitar que el segundo incentivo consuma casi totalmente el beneficio de la sociedad, como ha sido el caso en 2017.

    Responder

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Perú necesita más… febrero 28, 2018 perú fondos inmobiliarios abiertos colonial precio acciones 1 Colonial: ¿se justif… febrero 28, 2018