04 May

La fuerza de trabajo sedentaria | Workplace y salud

La oficina supone para muchos una situación física bien descrita por lo de “la fuerza de trabajo sedentaria”. Una lamentable y precisa descripción de los millones de personas cuyo trabajo las mantiene atadas a un escritorio y lo que ello supone de desgaste mental y corporal.

Y si a eso le sumamos el estrés generado por el día a día de las relaciones profesionales (empleado-jefe en particular), de los tiempos de ejecución y la productividad que se exigen cada vez en más alto grado y la competitividad (el “rats-race”) de trasfondo, la mezcla no es precisamente amable.

 

La gente ha ido tomando conciencia de ello y el yoga, por ejemplo, se va imponiendo como una solución de relajación, que muchos contemplan como un tratamiento para reducir el estrés adquirido. Nos parece, sin embargo, que el ideal sería reducir el nivel de estrés que adquirimos y no permitir que crezca, no sólo reducirlo cuando ya estamos a punto de explotar. Sin dejar la falta de movilidad para ese tiempo después de la jornada.

 

Dana Santas, que es una experta en estas cosas, publicó hace unos meses un manual sobre lo que ella llama “Office Yoga Zen” que parece, al menos, una parte de la solución y desde luego mucho más saludable que salir a la calle a fumar —para los que todavía lo hagan— o visitar con regularidad la máquina de café.

 

sedentarismo

 

Pero cuando esta semana hemos visitado una empresa de 500 personas y observado a más de cien inclinadas sobre otras tantas (más de hecho), pantallas de ordenador, debatiendo sobre esquemas y cálculos complejos, hemos pensado, ¿y qué pasa si una o un grupo de ellas se detienen y durante cinco o diez minutos se dedican a trabajar sobre la “apertura de cadera en forma de figura de cuatro” o hacer “el guerrero uno con liberación de los flexores de la cadera”? No se rían.

 

Seguramente el problema no está tanto en “¿qué hacer?” sino en “¿cómo hacerlo?”. Ello requeriría que las empresas entendiesen que algo ganan con ello y fomentasen este tipo de cosas, directamente y de arriba hacia abajo. De abajo hacia arriba lo vemos difícil.

 

Porque no todo el mundo puede comportarse en la oficina como más le plazca. Que es lo que sí puede hacer Justin Trudeau, primer ministro de Canadá cuando hace la “mayurasana” —postura del pavo real— sobre su mesa.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Torre Cepsa vs Torre … mayo 4, 2016 Las infraestructuras … mayo 11, 2016