24 Ene

Visión personal: La inversión en pisos “okupados” y… el mundo al revés.

Hace unos días, haciendo “zapping”, me topé con un programa de La Sexta a propósito de la compra por parte de inversores de pisos “okupados” en Barcelona. O sea: hay unos villanos (fondos de inversión en su mayoría, Blackstone en particular según se le menciona en el programa), que se están lucrando a base de comprar pisos ocupados. En unas casos se restaura el edificio o la vivienda, para luego vender las viviendas reformadas, en otros simplemente se intentan vender de nuevo como están. Y hay unas víctimas, que son los okupas, algunos familias de pocos recursos es posible, a los que desalojan sin ofrecer una solución.

 

De hace muchos años opino que el sistema judicial tiene graves carencias en este tema de la venta en subasta de inmuebles soporte de créditos fallidos y su toma de posesión. Poco ha mejorado la cosa, si algo, me parece. Pero al fin y al cabo, el grueso de la crisis de la última década ya está detrás. Ahora navegamos sobre los restos del naufragio.

 

Éste un problema nuevo. Es el problema, cebado por la dialéctica populista, de que hay gente que cree que tiene derecho (o eso dice) a ocupar viviendas que no son suyas, para lo que están legitimados por el hecho que el Estado haya rescatado a los bancos (en general, no vale que se trate del BBVA o el Banco Santander a los que nadie tuvo que rescatar). Con dinero “de todos”. Y además todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna, ¡qué caray!

 

“Una casa okupada es un grito de lucha contra este sistema económico que nos obliga a dedicar la mayor parte de nuestro sueldo/dinero para pagar por un techo, algo que es de primera necesidad. Es un acto de insumisión contra la lógica del sistema capitalista que todo lo convierte en mercancía. Es un acto de ruptura a la oferta y la demanda, es un espacio fuera del intercambio monetario. Es un stop, un basa, una parada. Un lugar que permite huir del chantage (SIC) económico y permite relacionarse fuera de éste”. (de la página web de Okupar Barcelona).

 

Así que todo ello ha dado lugar a algunas perversiones. Como que en Barcelona (y probablemente en otros sitios), existan “mafias” que cuando se enteran que una entidad financiera se ha adjudicado un inmueble (y preferiblemente un edificio con varios pisos), tiene como negocio abrir puertas de una patada, de ahí lo de “pisos patada”, cambiar la cerradura y vender las llaves (enganche ilegal a la luz incluido), sin papeles por medio, claro. Por cantidades entre 500 y 1.000 euros.

 

Y lo paradójico es que estos okupas acaban a menudo cobrando un dinero extra simplemente por marcharse, porque al propietario le resulta más eficiente que meterse en un proceso de desahucio (y hay una cosa que se llama “efecto llamada”…).

 

Y así hay algunos miles de pisos, 2.500 leemos en Madrid (que tengan iniciado expediente de desahucio) y otros miles sin él. Y seguro que algún millar o algunos millares en Barcelona. Y así.

 

Ya saben, de víctimas y villanos. Va a hacer falta otro sombrero para encontrar una solución a esto.

 

Los holandeses y británicos han intentado poner orden con sus respectivas leyes, que han conducido a multas y hasta penas de cárcel (no tantas, 48 en 4 años entre los dos países), pero me parece que sobre todo han contribuido a extender la conciencia de que la “okupación” o “squatting” es ilegal y no es socialmente admisible, que ocupar una vivienda por las buenas conculcando el derecho de otros no es correcto y que el concepto de víctimas y villanos debería cambiar.

 

inversión pisos okupados

(Clicar para ampliar en pestaña nueva)

¿Invertir en pisos okupados? Sólo para profesionales u osados. O ambas cosas.


 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Terracota 100, la sed… enero 24, 2018 Gran Vía 4 Gestamp Autonomy home Gran Vía 4, una aleg… enero 24, 2018