03 Feb

Grupo Romero: “para quitarse el sombrero”. (Perú)

Grupo Romero: “para quitarse el sombrero”.- En Soria (España), por si alguien que nos lea en Perú lo ignora, hace muchísimo frío. En tres o cuatro meses al año las temperaturas mínimas pueden descender a 10º o 15º C bajo cero. Y durante casi noventa días hay heladas. No sorprende que poca gente viva por allí, por lo que es la provincia menos poblada de España. Y Langosto es un pequeño pueblecito que según el último censo tiene 11 habitantes. ¿Qué tiene esto que ver con Grupo Romero?

De Langosto salió en 1874 Calixto Romero Hernández –fundador del Grupo Romero-, con 16 años, a “hacer las Américas”. Y después de pasar por Cuba, Puerto Rico y Panamá acabó recalando en Catacaos, en la provincia de Piura, en el extremo norte del Perú y muy cerca de la línea ecuatorial (por si alguien que nos lea de fuera del Perú lo ignora…). Así que hace calor todo el año –se ve que Calixto ya había pasado bastante frío de chaval-.

En 1888, con treinta años, Calixto crea con su socio Manuel Torres, una fábrica de sombreros de paja de toquilla (de la palmera toquilla o jipijapa), que mucha gente cree exclusivos de Ecuador y que no sabemos por qué los anglosajones llaman “Panamá hat”. No lo vamos a averiguar ahora, pero sorprende que este muchacho de la fría Soria haya dado origen, con una fábrica de sombreros de paja, a uno de los mayores grupos empresariales del Perú de hoy día, el Grupo Romero.

Grupo Romero; participación en centenario

Que saquemos a colación al Grupo Romero en un artículo de raíz inmobiliaria tiene que ver con la participación de este grupo en Inversiones Centenario, uno de los actores principales del sector inmobiliario en el país. Porque Inversiones Centenario es la antigua “La Inmobiliaria S.A.” –Lisa-, fundada en 1929 por la ya segunda generación de la familia Romero. En 1986 Lisa pasa a denominarse Inversiones Centenario. Y está hoy en día controlada por la Grupo Romero (la familia Romero realmente), directamente o a través del grupo asociado Credicorp.

Para estudiar una gran corporación de esta naturaleza -valgan las semejanzas en diversificación con el Grupo Breca del que escribíamos hace unos días-, un ideal es armarse de memorias, balances, cuentas de resultados y calculadora. Eso nos da una visión de corto y medio plazo sobre su rendimiento financiero, sin duda esencial para inversores, proveedores o clientes.

En cuanto a Centenario, la que ofrece su memoria 2014 es suficientemente sólida si miramos a dos aspectos clave: rentabilidad y endeudamiento. En 2014 obtuvo un beneficio de 188 millones de nuevos soles, un 5,8% menos que 2013, pero aún así un 5,53% sobre el total activo. El deterioro viene de la mano de la depreciación de la moneda peruana frente al dólar americano, lo que le costó a la empresa casi 50 millones de soles en 2014.

Y por lo que hace al endeudamiento, mejoró ligeramente en 2014 desde el 57,51% del total activo hasta un razonable 56,28% -aunque deba vigilarse la exposición en moneda extranjera-. En otros artículos hemos aludido a Centenario al hablar del Centro Empresarial Real y del Centro Comercial Camino Real y en cuanto a su desempeño con más detalle valdrá la pena esperar a su memoria 2015.

Pero la visión de largo plazo la da la fortaleza del Grupo Romero, que descansa sobre el rendimiento operativo (procesos de creación de valor), el rendimiento organizativo (motivar y coordinar a sus equipos), el rendimiento en el mercado (calidad de las relaciones con los clientes) y el rendimiento de los contactos externos (relaciones con socios, autoridades, etc.).

Porque la familia Romero ha demostrado saber aplicar todo ellos a su extraordinaria iniciativa emprendedora, actuando con resiliencia frente a las adversidades y consiguiendo estructurar un potente grupo diversificado, con 27.000 empleados e intereses en agricultura (Caña Brava, Grupo Palmas, Ransa), consumo (Alicorp), logística (Tramarsa, Tisur), Energía (Primak), además de sus participaciones estratégicas de control en el Banco de Crédito del Perú (herencia de las acciones del Banco Italiano que don Calixto adquiere en 1902), en Pesquera Centinela o en la propia Inversiones Centenario.

Esto es lo que da de sí un sombrero de paja… si se le añade trabajo, sana ambición y fortaleza familiar.


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Mercado de oficinas e… febrero 3, 2016 mercado de oficinas en 2015 contaminacion chile world office forum Chile. Cómo viajar a… febrero 3, 2016