31 Ago

¿Seguirá Graña y Montero en el negocio inmobiliario? (Perú)

Va a hacer un año que escribíamos sobre el Cuartel de San Martín, que es un proyecto magnífico, copropiedad de Graña y Montero y Urbi (del grupo Intercorp). Luego escuchamos que se iniciaría la excavación en el primer trimestre de 2016, al haberse resuelto las últimas cuestiones urbanísticas con la municipalidad. Y luego no hemos vuelto a escuchar nada.

 

Y hace poco más de seis meses comentábamos las dificultades de Graña y Montero en 2015, un año difícil, con deterioro de todos sus principales ratios clave, desde beneficio neto consolidado (USD 26 millones, -74%), EBITDA (USD 229 millones, -25,2%) o margen neto (1,1%, desde el 4,3%, -74,4%), mientras su deuda pasaba de USD 586 millones en 2014 a USD 755 millones (+28,8%) en 2015. Lo que hizo que su ratio Deuda/EBITDA subiese del 1,91 al 3,31 (+73,3%). No sorprendió por tanto que sus acciones cayesen a mínimos de USD 2,20 en Nueva York (-73% desde máximos) y S/. 1,60 en Lima (-70%).

 

Pero, por fortuna para Graña y Montero, la Bolsa de Valores de Lima se ha movido en 2016 entre el optimismo y la euforia, con una revalorización del índice S&P/BVL Select Index que ha pasado de 185,44 al cierre de 2015 a 296,39 el 29/8, una revalorización del 59,8%. Y la compañía, que es la mayor constructora del país, se ha subido a esa ola, con una subida de su acción del 237,5%… Desde S/. 1,60 a S/ 5,40. Y un 271,8% en Nueva York. Una montaña rusa. Le verdad no tenemos claro que los mínimos fueran razonables, ni encontramos tanta justificación para estos máximos, aun confiando que el nuevo presidente impulse la obra pública.

 

Porque los resultados del primer semestre de 2016, frente al primero de 2015, siguen mostrando debilidad, con una caída del ingreso del -28,2%, hasta USD 850 millones desde USD 1.184 millones, aunque ha conseguido mantener el EBITDA, que sube un 2,5% hasta USD 113 millones, gracias a una sustancial mejora de su margen, del 1,1% al 3,7%. Pero su deuda sigue subiendo, pues aunque la ha reducido en este último trimestre, en 2016 ha pasado de los USD 754.599 millones de cierre de 2015 a USD 826.618 millones (39% con vencimiento a menos de un año)- Con lo que su ratio Deuda/EBITDA ha subido del 3,31 al 3,58. La buena noticia es que su backlog se mantiene en crecimiento y sus USD 4.650 millones representan 2,37 veces su ingreso recurrente.

 

Con todo lo anterior, cabe pensar dónde queda el inmobiliario. Todo parece indicar que el sector inmobiliario ha dejado de ser estratégico para la empresa. Si en 2015 su inversión en este segmento representó el 4,4% de su inversión total, en los primeros seis meses sólo ha representado el 0,3%, o sea nada. Y en su gestión de capital y endeudamiento, que son claves para su futuro, consumir un 8% de su deuda que es lo que representa el inmobiliario en su deuda total, para conseguir entre el 1% y el 2% de su negocio, no parece buen camino.

 

No sabemos si no veremos a Graña y Montero abandonando por completo este segmento de su negocio -incluyendo al Cuartel de San Martín-, en línea con lo que hemos visto suceder en otras grandes constructoras.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Planigrupo, estrategi… agosto 31, 2016 planigrupo Fondo Independencia R… agosto 31, 2016