06 Jul

El Gran Bogotá y el lío del POT (Colombia)

Lo de “Gran Bogotá” de momento Google lo ignora. No es un término que reconozca. Y sin embargo tendría todo el sentido que se acuñase, porque Bogotá y Cundinamarca deberían trabajar en generar la estructura jurídica y urbanística que sustente la operativa de esta gran ciudad. No da la impresión de que vaya a suceder en el futuro inmediato.

 

La visión más clara que hemos leído recientemente es la de un artículo de Eduardo Behrentz en el diario El Tiempo del 25 de abril pasado: “Bogotá y la sabana, oportunidad perdida“. Apunta Behrentz a la importancia de la región metropolitana de Bogotá como motor económico y al imperativo de que sus municipios circundantes, entre los que cita a Chía, Cota, Funza, Mosquera, Soacha, La Calera y Sopó, en definitiva la gobernación de Cundinamarca, se articulen y actúen de forma integrada con la ciudad de Bogotá.

 

pot 1

Clica para aumentar imagen

 

Da la impresión de que alude, sobre todo, a la aparente falta de sintonía, o simpatía añadiríamos, entre el alcalde Bogotá Enrique Peñalosa y el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, sobre cuya mala -o regular- relación se extiende la revista Semana en un artículo de unos días antes. Adjudica a uno y otro “obsesiones de urbanista” y “ambiciones de político” enfrentadas. Aceptamos el peso de las personalidades en estas cosas, pero no vemos razón objetiva para que no se entiendan.

 

Y tal vez lo primero en lo que podrían trabajar sería en un plan de integración en línea con lo que bien anota Behrentz, que se debería la base de un futuro POT —Plan de Ordenamiento Territorial— metropolitano y sus estructuras de gestión, al modo del “Greater London” y su “Greater London Council” —aunque una mayoría de británicos no haya mostrado mucho sentido común últimamente—.

 

Pero habría primero que resolver lo del actual POT. Perdonen que lo califiquemos de “lío” hablando desde la distancia y porque tal vez no nos enteramos del detalle por falta de proximidad. Pero Google, de nuevo, nos lleva a sendas páginas de inicio de la Secretaría Distrital de Planeación, una explicando la modificación de 2013 y otra que reconduce al POT 2004. Creemos que la primera no debería existir, pero ya dudamos.

 

pot bogotá

 

 

El propio Gerardo Ardila reconocía en una entrevista de febrero de 2015 las dificultades de las empresas ante la incertidumbre de conocer cuál sería la decisión definitiva del Consejo de Estado en cuanto a la modificación del POT de 2013 en suspenso. Y para colmo la Procuraduría General suspendió por otra causa al propio señor Ardila hasta noviembre de 2016. Si todo esto es cierto -agradeceríamos a nuestros amigos en Bogotá que nos aclarasen cualquier incorrección en lo que estamos escribiendo-, ¿cómo se las arreglan los desarrolladores de la ciudad para ir adelante con su trabajo?

 

Bogotá y sus municipios aledaños necesitan un plan conjunto que aporte claridad en sus dotaciones de infraestructura -transporte, agua, saneamiento- y en el desarrollo de sus zonas de negocio y producción para el crecimiento económico. Y en construcción de viviendas asequibles para todos los estratos sociales. Porque que la vivienda esté bajando, como confirma el IPVNBR del Banco de la República, está bien, pero no es suficiente, sigue estando cara. Y el suelo a buen precio y de gestión cierta es clave.

 

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    ¿Puede Madrid ganar … julio 6, 2016 techxit 3 oficinas de cdmx Mercado de oficinas d… julio 6, 2016