23 Nov

Fibras industriales: año sabático (México)

Fibra Resorts y el potencial de los hoteles turísticos
Trump y las FIBRAS: un cisne negro de USD 3.000 millones


Ayer nos desayunamos con el video de Donald Trump en el que anunciaba la retirada de Estados Unidos del Trans-Pacific Partnership -TPP-, un acuerdo de 12 países, incluido México, para fomentar el comercio de los países ribereños del Pacífico, que excluye a China. El Ministro de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, ha señalado la posibilidad de unirse al RCEP, por Regional Comprehensive Economic Partnership, el acuerdo rival que promueve China y que a su vez excluye a Estados Unidos. Y mientras tanto qué suceda con el North America Free Trade Agreement -NAFTA-, es una incógnita que no sabemos cuándo ni como se resolverá.

 

Ante esa situación de incertidumbre, que no riesgo, la posición de las Fibras industriales es singular. Hasta que el nuevo gobierno de Estados Unidos haga y diga y las empresas que son inquilinas de las Fibras -que puedan verse afectadas por nuevas regulaciones- vayan tomando decisiones, las Fibras no van a poder hacer otra cosa que no sea, simplemente, nada.

 

Las perspectivas son tal vez menos duras de le que el mercado ha valorado. Las tres Fibras industriales que cotizan en México, Fibra Macquarie, Fibra Terrafina y Fibra Prologis, han caído un 15,9%, 14,7% y 9,1% respectivamente, en los últimos 15 días, desde el 7-11. USD 5.780 millones de activos (675 inmuebles con 8.969.000 m2 entre las tres), USD 3.734 millones si descontamos la deuda -o sea NAV aproximado-, que hoy valen en bolsa USD 2.468 millones.

 

Las tres están esencialmente saneadas, con endeudamiento controlado del 38,5%, 37,9% y 30,7% sobre el activo y ganan dinero. Y sus ocupaciones son igualmente buenas o al menos razonables, en 92,3%, 92,8% y 96,7%. Aunque aquí tal vez se vislumbre el riesgo de que el vacío que existe se cronifique o aumente por algunas decisiones defensivas de potenciales inquilinos.

 

Y además los ingresos de estas empresas están en una gran proporción denominados en dólares y en consecuencia poco les afecta la depreciación del peso, antes al contrario.

 

Y en cuanto a sus clientes, la imposición de aranceles para las mercancías exportadas a EE.UU., es probable que la bajada de la moneda mexicana compense ese coste adicional. Y sobre todo, mucho les van a tener que “torcer el brazo” a innumerables empresas norteamericanas para que desmantelen procesos industriales consolidados, para llevarse producción de vuelta a Estados Unidos como Trump pretende. Cuatro años de mandato es un tiempo bastante corto para obligar a una gran corporación a hacer algo que no quiere hacer.

 

Mientras tanto ya saben, “año sabático”. Poco o ningún desarrollo, poco CAPEX, control del gasto y mimar a los clientes. Y a ver con que nos desayunamos el próximo día.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Cusco, Chinchero y la… noviembre 23, 2016 cusco chinchero cabecera corporate real estate What do corporate rea… noviembre 23, 2016