23 Ago

¿Gatos para combatir el estrés post-vacacional?

Pronto estarán volviendo los oficinistas a sus puestos, a reunirse con los que estuvieron de guardia. Los que se quedaron, haciendo poco, porque es difícil conectar con quien no sabemos si está, al otro lado del éter, en su mesa o en la playa. Los que ahora vuelven, dicen algunos que sufriendo de “estrés post-vacacional”: desidia, hastío, insomnio, somnolencia, agresividad, falta de concentración o incapacidad para tomar decisiones. Toda una especie de pequeño cuadro depresivo. ¿Real o imaginario?

 

Dicen los expertos que hace años no estaba tipificado este problema. Bien porque no se diagnosticaba o bien porque no existía. Nos inclinamos por lo último, que sea un proceso generado en los últimos tiempos, fruto de la vida moderna, el estilo de vida actual y nuestras expectativas.

 

Una pequeña empresa japonesa -y suponemos que alguna más que no salen en las noticias-, ha propuesto como remedio para el estrés que nos llevemos al gato a la oficina. Tal vez. Ya hace tiempo escribíamos sobre los perros en la oficina, que también tiene sus pros y contras. Con los gatos, alguien tendría que pensar en cómo librarse de los pelos, que estos felinos tienen tendencia a esparcir por doquier (incluyendo teclados, papeles o moqueta) o que al ir a la oficina habrá que cargar con el portátil, el “tupper” y… el trasportín… No lo tenemos claro.

 

estrés post vacacional

Un puma se coló en una oficina brasileña huyendo de los incendios

 

Tal vez debamos pensar en resolverlo nosotros desde dentro y no esperar ayuda. En que el estrés de verdad está alrededor nuestro y no debería ocupar nuestra cabeza. Nos lo ha hecho reflexionar otro “gato”. El pobre puma que los bomberos de São Paulo han rescatado en Itaperecica de la Sierra, en Brasil, que durante la noche se metió a dormir en una pequeña oficina, para sorpresa de los empleados que llegaron de buena mañana.

 

Según los bomberos, el puma debió entrar en el edificio buscando refugio de los incendios forestales que azotan la zona. Ese animal sí tenía estrés, del auténtico.

 

Así que cuando les inquiete lo de re-encontrarse con la rutina, o con su jefe, piensen en el estrés que nos rodea y menos en el propio. En la sequía, los incendios, o el sufrimiento de inocentes que causa el terrorismo, ¿está justificado que pensemos en nuestro propio hastío?


 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Hispania: sería buen… agosto 23, 2017 Constructora Sambil, … agosto 30, 2017