16 Mar

Enfermar de estrés laboral; ¿te identificas? | Workplace

Leemos sobre la renuncia de Carlos Raúl Yepes, 51 años, a la presidencia de este banco. El lado humano de la noticia es que quien ha “forzado” la dimisión ha sido la propia hija mayor del señor Yepes, que ha tomado sobre sí la responsabilidad de hacer reconocer a su padre que el estrés laboral estaba perjudicando su salud.

Los 10 mejores edificios de oficinas de Madrid
El pelotazo de Distrito Castellana Norte (España)

Mucho del estrés laboral extendido por el mundo de las empresa habita en sus oficinas. Y, como el dolor de espalda, se sufre en silencio y se extiende más allá de las paredes corporativas. Y no se puede decir que las empresas hagan mucho por aliviar estas dolencias, en parte por no saber cómo y en parte por pensar que son cuestiones del ámbito privado de cada uno.

 

En lo de la espalda tal vez sea más fácil: una buena silla e identificar posturas y hábitos erróneos. Lo que pasa por aceptar que no todos somos iguales, que posiblemente una persona de 60 kilos no necesita la misma silla que una de 90, que pasar mucho tiempo sentado no es bueno o que una mujer en estado de buena esperanza no se siente ni sienta igual que una que no lo está. Hay expertos para ello.

 

estrés laboral

 

El estrés laboral; ¿morir de éxito?

Lo del estrés laboral es seguramente más complicado y cabe reflexionar qué sucede cuando un ejecutivo exitoso se ve obligado a cambiar de forma drástica su carrera profesional. Una parte es sin duda caracteriológica y mucho se ha escrito sobre la llamada Personalidad tipo A.

 

Los americanos se dedicaron hace algunos años a estudiar con gran entusiasmo el riesgo de mortandad por infarto de miocardio y otros trastornos cardiovasculares en personas cuya personalidad se caracterizaba por ser un perfil agresivo, impaciente, diligente, irritable, competitivo y ambicioso. Extremadamente pendientes de la agenda, con un interés desmesurado por la perfección y el logro de metas elevadas y una implicación muy profunda con su profesión, hasta el punto de considerar el trabajo como el centro de su vida y el ocio una pérdida de tiempo.

 

Seguro que no todas estas cosas son de aplicación al señor Yepes, pero seguro que algunas —ampliamente estimuladas por el entorno corporativo— sí que lo son, porque si lee uno la carta de su hija María Luisa ahí entre líneas se perciben.

 

Difícil, imposible diríamos, cambiar el carácter de cada uno. Pero no tanto aprender a manejar y dosificar el estrés laboral, porque cada vez más, en esa gran oficina en que se está convirtiendo el universo digital, ése que llevamos en un dispositivo en el bolsillo, es preciso gestionar múltiples proyectos y dedicar un tiempo explícito y suficiente a categorizar y priorizar —cosas que se debería aprender desde la escuela—, en lugar de saltar del trampolín desde el que cada día nos sumergimos en nuestra rutina diaria.

 

Seguro que al señor Yepes le va a ir bien. Y seguro que con ayuda de su familia va a poder reordenar su actividad y encontrar el equilibro vital por el que todos luchamos cada día.

 

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Chile, Colombia y Per… marzo 9, 2016 leed6 más sostenibles de españa 8 Los edificios más so… marzo 16, 2016