13 Abr

Edificios de energía cero; ¿qué son exactamente?

Edificios de energía cero; ¿qué son exactamente?.- El sector de la edificación es responsable de aproximadamente el 40% del consumo energético, traduciéndose tanto en impactos medioambientales relevantes (con emisiones de CO2 asociadas del 36%), como en unos costes operativos relevantes, a nivel macro y también edificio a edificio.

Los 10 mejores edificios de oficinas de Madrid
El pelotazo de Distrito Castellana Norte (España)

Más allá de datos estadísticos, estos valores se pueden aterrizar por sectores; en España, los aproximadamente 100km2 existentes de superficies de oficinas son responsables del segundo mayor consumo energético en la edificación (solo por detrás del residencial, que tiene una superficie construida más de veinte veces mayor).

 

En este contexto, la Directiva Europea del comportamiento en la Edificación (EPBD en sus siglas en inglés), planteó una serie de directrices a considerar para reducir el impacto energético de los edificios. De entre las mismas, la Directiva plantea la obligación de construir edificios de energía casi cero (net zero energy buildings, nZEB en sus siglas en inglés), en 2018 para los edificios públicos y 2020 para el resto.

 

Sin embargo, han pasado casi seis años de la publicación de la EPBD y todavía hay más sombras que luces; ¿Qué son los edificios de energía cero?, ¿Está el sector de las oficinas preparado para el cambio?, ¿Existen ejemplos de oficinas nZEB en España?.

 

Diversidad de opiniones en edificios de energía cero

Como decíamos ya ha llovido mucho desde la publicación de la Directiva EPBD y, a pesar de ello, todavía no queda claro qué es un edificio de energía cero. La Directiva, entendiendo la complejidad de la definición, planteó un primer marco: “…aquel edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto…. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno”. Esto se traduce en el siguiente esquema;

 

edificios de energía cero 3

Figura 1. Esquema simplificado de lo que se entiende como edificio nZEB. Fuente: GreenBIM

 

Sin embargo, hay múltiples elementos interpretativos en esta definición (contar o no equipamientos, considerar factura o diseño, definir “entorno” en la producción de renovable, etc.), que considerando las realidades de cada país resulta en definiciones distintas por estados miembros.

 

A título de ejemplo y para edificios de uso terciario, en Austria se considera un valor límite de 170kWh/m2 año, mientras que en Dinamarca el valor es de 25kWh/m2 año. BPIE (think tank europeo por la promoción de la eficiencia energética en la edificación) ha publicado una comparativa entre estados miembros.

 

En el caso de España, no existe todavía una definición oficial de edificio de energía cero, aunque distintas fuentes valoran una exigencia de 60kWh/m2 año de consumo límite de energía primaria no renovable para edificios terciarios.

 

Qué significan los edificios nZEB en España: ¿está preparado el sector?

Cuesta entender estos valores sin tener referencias que nos orienten. De datos oficiales del IDAE (Ministerio de Industria, Energía y Turismo), en España el consumo medio de edificios de oficinas es de 230kWh/m2 año, esto es, casi 4 veces superior al límite propuesto.

 

Aunque la comparativa tiene sus matices, estudios orientados al sector de oficinas aclaran el alcance de la propuesta. Del proyecto Tobeem, se estima que el coste de construcción de un edificio de oficinas de energía cero en Madrid puede estar entre los 1.100-1.200€/m2 (sin considerar los costes de inversión en renovables). Ello puede presuponer un coste global (en ciclo de vida útil) inferior al del edificio de oficinas tipo actual, aunque un sobrecoste en relación al edificio de coste óptimo (aquel que tiene la mejor relación de costes económicos vs consumos energéticos).

 

edificios de energía cero 2

Figura 2. Comparación de consumo energéticos (abscisas) vs costes económicos (ordenadas) para edificios de oficinas en Madrid. En rojo se marca la zona de los edificios grandes consumidores, en azul los de coste óptimo, y en verde los de energía cero.

 

En resumidas cuentas, se pueden construir edificios más económicos (en ciclo de vida) o a igual precio (en inversión) y que consuman significativamente menos energía. Pero para que sean de energía cero es necesario, en promedio, un sobrecoste en inversión.

 

Parecen evidentes dos preguntas: ¿quién deberá pagar el sobrecoste en inversión de éstos?, y ¿están preparados los distintos actores implicados, para el diseño óptimo de edificios de energía cero? A la primera pregunta no tenemos respuesta a día de hoy, aunque podríamos esperar algún tipo de subvención en el momento que se publique la normativa específica. A la segunda, quizás podamos responder con las experiencias existentes.

 

Edificios de oficinas de energía cero en España

No existe en la actualidad ningún inventario claro de edificios de energía cero en España, menos aún desglosado por sectores. Si bien es posible conocer los datos estadísticos de edificios calificados letra A, o con las máximas acreditaciones en certificaciones privadas (tipo LEED o BREEAM), el hecho que no exista una obligatoriedad o definición clara de edificios nZEB, ha limitado el recuento de casos.

 

Es difícil, en este contexto, enumerar edificios de oficinas que, más allá del titular, realmente sean de energía cero. Sin embargo, y considerando referencias internacionales y datos medidos, se pueden poner ejemplos concretos de edificios nZEB en nuestras latitudes. Por poner algunos ejemplos, el Centro de Ciencias Pedro Pascual en Benasque, el edificio Milla digital en Zaragoza, o la sede de IDOM en Madrid.

 

En conclusión, nadie dijo que fuera fácil, y aún queda mucho camino por recorrer, pero los edificios de energía cero son una realidad, y se tendrá que trabajar para pasar de casos singulares a un escenario común. Los primeros, tendrán una ventaja competitiva evidente.

 

 

 


2 Comments

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

  1. Susana García-San Román

    abril 17, 2016 at 4:30 am

    Muy interesante reflexión, muchas gracias por compartirla.
    Aprovecho para compartiros algunas referencias de EUI en Norteamérica: en Canadá algunas ingenierías toman como EUI de referencia 100 kWh/m2, si el edificio consume más, no consideran viable económicamente invertir en un sistema fotovoltaico, mejor invertir primero en eficiencia energética.
    En EEUU tienen como referencia el promedio nacional para edificios comerciales según la CBECS (Commercial Buildings Energy Consumption Survey) http://www.eia.gov/consumption/commercial/, que es de 91 kBtu/sqft (algo más de 200 kWh/m2).
    En México el Centro Mario Molina establece una línea base para el consumo eléctrico según el uso del edificio y la zona climática, que varía desde 40 kWh/m2 para uso académico en zonas de clima templado, hasta 350 kWh/m2 para hospitales y restaurantes en zonas de clima cálido-húmedo. http://centromariomolina.org/wp-content/uploads/2014/02/15.-AccionesReg-Mitigaci%C3%B3n.pdf
    Creo que el enfoque mexicano de Mario Molina (premio Nobel de Química 1995) basado en el uso del edificio y en la zona climática es muy acertado.

    Responder
    • Jordi Pascual

      abril 17, 2016 at 10:36 pm

      Hola Susana,

      gracias a ti también por tus comentarios.

      De lo primero que explicas, quizás es interesante remarcar que la propia CE ya establece, en la revisión 2010 de la Directiva mencionada en el artículo, que para alcanzar edificios de energía cero es necesario reducir primero la demanda energética al mínimo y, solo en última instancia, implementar las soluciones renovables. Por eso, los edificios de energía cero se “miden” en consumo de energía primaria no renovable. En relación a ello, en la normativa española de la edificación en su revisión 2013 (CTE 2013), se introdujo el concepto de “limitación de demanda” en valor absoluto.

      También en España los valores límite varían (y variarán cuando se presenten los límites de edificios de energía cero) por zonas climáticas, aunque la segregación entre usos de terciario aún resulta “demasiado ambiciosa”. En el propio documento de ayuda en la aplicación del proceso de coste óptimo (http://www.buildup.eu/sites/default/files/content/EU%20guidelines%20regarding%20cost%20optimal%20regulation_EN_1.pdf) se plantea la necesidad de valorar por separado edificios de uso terciario y residenciales. Sin embargo, para edificios terciarios solo se obliga a tener, al menos, un uso analizado; en estos casos, el uso debe ser el de oficinas (por ser el terciario más representativo).
      Aunque en algunos países (o estados en EEUU) ya han empezado ha tener normativas por usos de terciarios (Israel, por ejemplo), en Europa aún es una utopía, y todos los terciarios se cuantifican (y limitan) con una misma vara de medir…..tiempo al tiempo.

      Responder

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Un jeque en Londres abril 13, 2016 jeque en londres informe de oficinas Informe de oficinas; … abril 14, 2016