21 Oct

Edificio Cruz del Sur, arquitectura y negocio en Chile

Cuando nos hemos tropezado con una foto del Edificio Cruz del Sur, no hemos podido evitar pensar en el dilema constante de los arquitectos: hacer lo que su cliente mandante les solicita, seguramente con el uso más eficiente de los recursos financieros, o dar respuesta a las que consideran son las necesidades funcionales y estéticas de los usuarios y de la ciudad.

El Edificio Cruz del Sur se trata de un edificio singular. La pirámide invertida no es una forma habitual en la arquitectura de edificación, que alguien, por algún motivo decidió adoptar. La promotora, Inmobiliaria Paz, no nos parecía que estuviese en el origen de la idea. Así que hemos explorado el pensar de sus arquitectos, Luis izquierdo y Antonia Lehmann, que recibieron conjuntamente el Premio Nacional de Arquitectura de Chile el año 2004,  con el resultado de que este edificio es, precisamente, el que ellos mismos utilizan para ejemplificar el dilema que citamos al principio.

En busca de conseguir el encargo, ellos mismos se ocupan de la adquisición de las cinco parcelas que componen el predio de 4000 metros cuadrados aproximadamente sobre los que se asienta el Edificio Cruz del Sur, en la avenida Apoquindo, esquina con Américo Vespucio, junto a la estación de metro Escuela Militar. Urbanismo permitía la construcción de una torre de 74 metros de altura, 21 plantas y 18.738 metros cuadrados sobre rasante, que había que intentar agotar por razones económicas. Se exigían, además, casi 600 plazas de estacionamiento.

Edificio Cruz del Sur; pirámide truncada invertida

La elevada densidad peatonal de la zona -por la estación de metro cercana y la necesidad de limitar el área sombreada de la plaza entorno del Edificio Cruz del Sur- decidió a los arquitectos a proponer a la promotora la adopción de la forma de pirámide truncada invertida, con el beneficio inducido de producir plantas más grandes cuanto más altas, y por tanto de más precio. Se utilizó una estructura mixta de hormigón y acero con un núcleo central de 15 × 15 metros que aloja ocho ascensores y que unido al uso exclusivo de pilares perimetrales, permite plantas totalmente diáfanas.

Nos parece que el resultado es un éxito y un hito arquitectónico para Santiago de Chile. Y la promotora no debió quedar descontenta, porque con el edificio todavía en obra, lo vendió al fondo inmobiliario Prudential Real Estate. Dilema resuelto: buena arquitectura y buen negocio


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Realia, Carlos Slim y… octubre 21, 2015 realia carlos slim España. ¿Qué hay r… octubre 21, 2015