20 Jul

Articulación territorial en el post-FARC (Colombia)

Ha estado de visita por España Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras de Colombia. “Las infraestructuras de Colombia están entre las peores del mundo” es la frase suya que usa como titular el diario Expansión en la entrevista que publica.

 

En efecto, según Andrade, citando el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial, Colombia figura en el puesto 94 entre 160 países, por detrás de Burkina Faso o Bangladesh, en sus palabras.

 

Pero también según él, el fin del conflicto armado con las FARC abre una ventana de oportunidad para las inversiones privadas, que se podrán realizar ahora con mayor seguridad al reducirse la delincuencia o violencia en grandes capitales y corredores portuarios. Al tiempo que una gestión constructiva, estatal y privada, en lugar de tener que preocuparse y concentrar recursos en la lucha contra la violencia, debería añadir un 1% al PIB del país, de por vida. Lo que es una buena noticia.

 

Pero tiene ahora el gobierno un trabajo extra en conseguir que las regiones que hasta ahora controlaban las FARC en mayor o menor medida formalicen su funcionamiento social y económicos en todos los sentidos. En 2015 la Misión de Observación Electoral identificó 203 municipios, en tres grandes regiones (Frontera con Venezuela, Norte de Antioquia y Sur del país) en los que consideró que la guerrilla tenía control para afectar específicamente al proceso electoral. Se caracterizan esas regiones por la baja densidad poblacional, indicadores muy bajos en materia de pobreza, educación y empleo, presencia de cultivos ilícitos, minería ilegal y baja participación electoral. Lo que de rebote hace que nadie defienda directamente sus intereses a nivel parlamentario.

 

Ése va a ser un proceso lento y costoso de educación y re-educación hasta que se consiga mejorar el nivel de esas regiones. Y para ello hará falta impulsar negocios como la agro-industria o la minería que a su vez requieren infraestructuras de comunicación, carreteras en este caso sobre todo. Carreteras que tendrá que acometer el estado, porque no vemos fácil que el capital privado entre en ese nivel de infraestructura.

 

Sí lo está haciendo en la red de autopistas de Cuarta Generación -4G-, de las que se han adjudicado 25 proyectos de los 41 previstos. A nosotros nos llama la atención, seguro que desde el desconocimiento, el bajo perfil que juega el ferrocarril, al que Andrade no nombra, en este discurso. Pese a que Colombia es un país de orografía difícil, nos parece que en cuanto al transporte de mercancías cuanto menos, el gran futuro para Colombia está en el ferrocarril y no en la carretera.

 

Y sin embargo los planes ferroviarios, como el Sistema Ferroviario Central —SFC—, eje vertebrador del país y enlace de la región central del país, Bogotá incluida, con los puertos del norte atraen poca inversión o atención. El SFC que sufrió bastantes daños por lluvias hace 5 años y ha tenido que ser reparado en numerosos puntos, funciona todavía, si nuestra información es correcta, con un ancho de vía de una yarda —trocha yárdica de 914 mm.— en lugar de la apropiada estándar. En 2014 Colombia tenía 1.340 Kms. de vías férreas, con una proyección para 2018 de 1.000 Kms. más. Muy poco para un país de este tamaño.

 

Basta comparar el espacio que dedica la ANI a carreteras o al ferrocarril para entender que, de momento, las prioridades no parecen ir en esa dirección.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Cencosud vs. Falabell… julio 20, 2016 cencosud vs falabella 2 resilientes El futuro es de los r… julio 20, 2016