18 Nov

Cheesegrater y el Proyecto Atrio (Colombia)

Hace un par de semanas tuvimos la fortuna, cortesía de sus arquitectos Rogers, Stirk Harbour & Partners, de visitar en Londres el Leadenhall Building, inmediatamente bautizado con característico humor inglés como The Cheesegrater (“el Rallador de Queso”), por su forma característica de cuña.

El Cheesegrater; un alarde tecnológico

El Cheesegrater “se sienta” sobre una parcela de 4.000 m2 y la construcción se realizó básicamente a partir de octubre de 2.010, después de estar el proyecto parado un tiempo por la crisis financiera de 2009. Al final acometieron el proyecto British Land, propietario del terreno (y del edificio original que fue demolido) junto con Oxford Properties. Actualmente se encuentra terminado en parte, con la curiosidad técnica de que sigue parte de la obra, mientras otra parte del edificio está ya ocupada. Frente por frente se encuentra otra obra emblemática de Rogers, el Lloyds of London, ahora achicado por “el Rallador”, pero que sigue siendo un magnífico edificio.

A diferencia de otros rascacielos que usan un núcleo de hormigón para proporcionar estabilidad, el Cheesegrater cuenta con una superestructura de acero, diseñada por Arup, que es la más alta del mundo. De las dos fachadas del edificio, la Sur dando al Támesis está inclinada, en parte para respetar una línea de visión protegida de la que disfruta St. Paul’s Cathedral desde Fleet Street. La fachada norte, que no deja de ser igualmente espectacular, aloja tres bloques de ascensores con instalación, maquinaria y contrapesos visibles sobre una cubierta de cristal, un poco al modo del edificio de Lloyds. Todo ese equipamiento, pintado de amarillo y naranja resulta una vista igualmente fascinante para cualquiera que no odie la ingeniería.

El edificio tiene 286 metros de altura en 48 plantas, 84.424 m2 construidos. En el sótano tiene estacionamiento para 1.000 bicicletas, con sus correspondientes duchas y vestuarios. Se encuentra hoy totalmente alquilado a una media, nos dicen, de US$ 109 m2/mes (GBP 80 sq.ft). Aon, que es el inquilino principal con aproximadamente un tercio de la superficie cuenta con su recepción propia a pie de calle, mientras que al resto del edificio se accede desde un segundo vestíbulo encima.

Vista la excelencia arquitectónica y tecnológica del Cheesegrater, no puede uno sino desear uno que el Proyecto Atrio de Bogotá, desarrollado por Arpro (del grupo Chaidneme) y también con arquitectura de Rogers prospere, aunque se encuentra unos años atrás. Pudimos conocer su presentación en el WOF Alianza del Pacífico del pasado julio y es sin duda un proyecto extraordinario, con dos torres de 44 y 67 pisos, entre las calles 26 y 28 en el Centro Internacional de la Ciudad.

Si Arpro nos actualiza sobre la marcha del proyecto, estaremos encantado de darle acogida en este espacio nuestro.

Porque la coyuntura económica y de mercado no es tal vez la más favorable, pero al igual que Londres pasó el bache y luego se ha conseguido desarrollar un magnífico edificio, estamos convencidos de que Arpro puede con el apoyo de Rogers desarrollar otro proyecto igualmente magnífico, con arquitectura internacional de primer nivel.


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Chile. Desarrollo eco… Noviembre 18, 2015 chile desarrollo economico world office forum leed y breeam construcción sostenible LEED y BREEAM | Const… Noviembre 24, 2015