09 Jun

Difícil una CDMX compacta y sostenible (México)

Le hemos dado un repaso a la Nota de Coyuntura sobre el Mercado Habitacional de CDMX, realizado por la consultora Tinsa para el primer trimestre de 2016.

Se vendieron 3.590 viviendas en el primer trimestre, un 1,7% que el trimestre anterior. Para el conjunto de 2015 las ventas fueron de 12.573, frente a 11.871 del año 2014. O sea un 5,9% más, según Tinsa. Y sin embargo por las mismas fechas leemos unas declaraciones de José Luis Salazar de Creditaria, que afirma que el mercado de vivienda de CDMX se contrajo un 17% en 2015 frente a 2014. Debido, según Salazar, “a que la entidad carece de suelo para desarrollar residencias al alcance de la mayoría de la población”.

Confesamos nuestro desconcierto cuando dos empresas a las que suponemos informadas dan dos visiones contradictorias de la marcha del mercado. Pero en cualquier caso la media de 1.018 unidades vendidas al mes, que es lo que informa Tinsa para los años 2014 y 2015, nos parece una cifra irrisoria para CDMX. En Madrid, que es nuestra referencia más próxima y que tiene una talla demográfica que es como mucho un tercio de CDMX, las ventas mensuales se acercan a 5.000 unidades. No nos cuadra por tanto la pequeña talla aparente del mercado de CDMX.

CDMX; ¿se venden tan pocas viviendas?

No hace falta investigar mucho para entender la razón: lo que Tinsa explica es la dinámica del mercado “formal” de vivienda, que constituyen aquellas personas que se pueden permitir adquirir una vivienda de nueva promoción. No explica la enorme dispersión de las viviendas de interés social en conjuntos habitacionales y el crecimiento continuo de la ciudad informal en la periferia del DF y los 58 municipios del Estado de México que junto con uno del Estado de Hidalgo conforman la llamada ZMVM o Zona Metropolitana del Valle de México.

Toda esa enorme masa de población, que según el INEGI suponían en 2010 el 58% de los 21.081.487 habitantes del Valle de México tiene una dinámica que conlleva el fracaso de buena parte de las políticas públicas de vivienda, causando que buena parte de la inversión pública se pierda por la falta de adecuación de las viviendas sociales que se ofrecen a las necesidades laborales y de desplazamiento de sus beneficiarios. El INFONAVIT estimó en 2010 que 2 de cada 10 viviendas que financió en la zona conurbana estaban deshabitadas. Solamente en tres municipios mexiquenses el INEGi ha contabilizado 93.645 viviendas deshabitadas.

La solución evidente es que el urbanismo de la ciudad genere suelo en su interior para que la ciudad crezca en altura, respondiendo así a los principios proclamados en la poca información oficial que hemos encontrado sobre el PGDU: ciudad compacta, ciudad compartida, ciudad extrovertida. La página actual tampoco ayuda. La ciudad compacta tiene una escala más humana, hace un uso intensivo del suelo ahorrando en infraestructuras, favorece el transporte público multimodal y la peatonalización o el ciclismo y la generación de espacios abiertos.

Mientras esto no se resuelva, la ciudad mantendrá como pendiente su gran asignatura, por mucho que el perfil de los rascacielos de Reforma pueda hacer pensar en una prosperidad general.

P.S. Nuestro reconocimiento por la inspiración y datos que nos ha ofrecido la ponencia “Ciudad de México, ¿Ciudad Compacta?”, del Sociólogo y Maestro en Planeación y Políticas Metropolitanas Martín Nájera Rodríguez, cuyo contenido completo pueden leer aquí.

 


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    El dinero oportunista… junio 8, 2016 mohinani 2 ingroup 2 Ingroup (Inmobiliari)… junio 15, 2016