09 Dic

Bogotá. El metro, ¿por debajo, por encima?: las dos cosas. Ejemplo del DLR

Años se lleva hablando del metro en Bogotá, más de cincuenta. Pero en los últimos diez o quince es cuando se han producido verdaderos avances. Y sus consiguientes parones. Da hoy la impresión de que sólo hay una cosa clara: que no está claro.

Mientras tanto el Transmilenio hace su papel, pero en eso sí está claro que el sistema  sufre de saturación y seguro es incapaz de resolver el largo plazo del transporte masivo de la ciudad. Un sistema masivo complementario al Transmilenio, por debajo o por encima del nivel de la calzada, resulta imprescindible para “desatascar”, para intentar desatascar, el nivel de congestión que padece la ciudad.

Al final hace unos meses, el gobierno central y la municipalidad asumieron un plan para realizar un total de 132 kilómetros de metro subterráneo, del que la primera línea, de 27 kilómetros, entre la calle 127 y el Portal de las Américas, se iniciaría en plazo corto, para completarse, según unos en 2018, según otros en 2021. Costo estimado, 13,5 billones de pesos de los que el gobierno central financia el 70%, o sea 9,5 billones. Se habla, pues, de una obra de US$ 4.000 millones, peso arriba peso abajo.

Pero el cambio de gobierno local ha creado dudas, en parte sobre la necesidad de tal sistema masivo, aunque al final parece que sobre todo en la forma de llevarlo a cabo. El nuevo alcalde, Enrique Peñalosa ha reafirmado el mes pasado que el metro se va a construir, si bien se va a procurar llevar buena parte de la línea 1 a metro elevado, en que los costes de construcción son sensiblemente menores.

Nos ha hecho pensar en el Docklands Light Railway -DLR-, un metro automatizado que da servicio, entre otros sitios, al distrito de oficinas londinense de Canary Wharf. El DLR lleva en funcionamiento dieciocho años, exitosamente. Tiene 34 kilómetros de largo en 45 estaciones, de las que 4 son subterráneas. Es pues un mixto entre elevado y subterráneo. Con 149 trenes de 2 ó 3 vagones, transporta diariamente 278.000 personas (media 2013) moviéndose a 80 km/h de media.

Tiene razón Peñalosa en intentar utilizar los recursos disponibles de la mejor manera posible para la ciudad, pero deberá evitar a toda costa que se siga demorando esta solución a la movilidad de los bogotanos, que resulta, creemos, imprescindible. Y aunque los expertos tienen la palabra, y esta es cuestión es altamente técnica, cabe debatir si un metro elevado tiene la capacidad para mover los volúmenes que seguramente tal sistema arrastrará en Bogotá.

Y sobra decir la transcendencia económica que una obra de esta naturaleza y calibre tiene para la ciudad, para los distritos de negocio y para el entorno de cada una de las estaciones. Ojalá veamos pronto movimiento.

May the Force be with you!


0 Comment

Would you like to join the discussion? Feel free to contribute!

    Write a Reply or Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Fondo Independencia R… diciembre 9, 2015 cerro el plomo 6000 fondo independencia fibra macquarie Fibra Macquarie y el … diciembre 9, 2015